Este producto es una de las joyas gastronómicas de “Casa Rufino”, haciendo de su exclusiva elaboración un producto muy sugerente en el paladar y por tanto muy adecuado para aperitivos, pinchos, entrantes o como acompañamiento y/o guarnición de pescados blancos o azules, así como con carnes rojas. En “Casa Rufino”, el mantenimiento de la calidad del producto es una de sus señas de identidad, preservando por tanto en el proceso de elaboración el contenido vitamínico y de fibra.